España rusa
Noticias de Rusia
Anuncios
Inmobiliaria
Excursiones
Publicidad en Ruso
Producción de video
Acerca de nosotros
Nuestros servicios
Contactos
De lunes a viernes de 10 a 18 h
De lunes a viernes de 10 a 18 h
Solicitar llamada
Solicitud presentada con éxito.
Sus datos de contacto:
Nombre
e-mail
Teléfono
Motivo de la consulta
Cuando le podemos llamar?
Enviar

Una navajada contra el terrorismo

terrorLos funcionarios no saben que más inventar para proteger a los ciudadanos
Después de los atentados en Moscú el Gobierno reflexiona sobre como evitar que vuelvan a pasar, minimizar las consecuencias y realizar una investigación de alto nivel. Durante la semana pasada se hicieron muchas propuestas, pero en su mayoria son dudosas o demasiado vagas.
Por supuesto, la mayor atención se presta a las palabras del presidente Dmitri Medvédev. Se espera que tome las medidas necesarias para garantizar la seguridad del país como Jefe del Estado y como Comandante en Jefe. Los primeros días después del “lunes negro” se le veía mucho en diferentes reuniones, en las pantallas de televisión pero los ciudadanos rusos no obtuvieron nada salvo unas palabras campanudas.
Tras expresar su pésame y titular lo sucedido de “un crimen asqueroso”, el tono del presidente apenas se cambió. El 1 de abril en una reunión en Majachkalá Medvédev expresó sus ideas sobre las medidas antiterrorísticas en el Cáucaso del Norte (ya que la mayoría de las acciones terrorísticas suceden allí o provienen de allí) pero fueron las mismas que antes de los atentados.
Durante su estancia en Daguestán el presidente destacó cinco lineas para alcanzar la seguridad: el refuerzo de los Organismos de Seguridad del Estado, las “navajadas contra los terroristas”, la ayuda a los arrepentidos, el desarrollo de la economía y la educación, la cultura y la consolidación de la moral. De hecho, Medviédev mencionó las mismas cosas, de las cuales ya había hablado en noviembre de 2009 en su discurso en la Asamblea Federal.
Pasado un día, el presidente hablaba del terrorismo con los líderes de las fracciones de la Duma (el Parlamento de Rusia). Durante la reunión también se pronunciaron unas  palabras muy vagas, y las tímidas propuestas que se hicieron provenían de los parlamentarios, a los que no se hace mucho caso, como hizo entender Medvédev.
El presidente tutuló los atentados de “un reto para el país” que requiere la consolidación de toda la sociedad. “Espero que aquí sigamos la misma linea. En el caso contrario tendré que tomar las decisiones sin considerar su opinión”, subrayó el Presidente, sin dejar al “partido de poder” y a la “oposición al sistema” oportunidad alguna de participar en la construcción del sistema de seguridad en el país.
Sin embargo, los miembros de los partidos principales hicieron sus propuestas sobre el orden del día aunque en su mayoría eran sugerencias sobre como castigar a los terroristas. El líder del Partido Comunista, Gennadi Ziugánov, expresó su propuesta de volver a introducir la pena de muerte para los terroristas. El presidente replicó que en la cuestión de la pena capital “tenemos nuestras obligaciones” (se refería al cumplimiento de los acuerdos europeos). Fue muy curiosa la remarca e Medvédev sobre la idea de suprimir la pena de muerte en el país: “Si yo hubiera estado aquí en los 90, las decisiones tomadas habrían sido otras”. Pero con los últimos acontecimientos bastante significativos, aquella frase pasó desapercibida.
A pesar de denegar la propuesta de Ziugánov, el presidente había pensado como aplicar el parlamento en la lucha contra el terrorismo: propuso a los legisladores reflexionar sobre el endurecimiento de las leyes que regulan la responsabilidad de los cómplices de los terroristas. Es decir, Medvédev decidió igualar a los terroristas los que les ayudan, “hagan lo que hagan, guisen la sopa o laven la ropa”.


Sin embargo, las medidas descritas más arriba son maneras de castigar a los terroristas. A la gente común, pero, le gustaría que el Estado  prestara más atención a la prevención de atentados.
El primero de reaccionar al pasar la tragedia fue el Ministerio de Transporte que decidió prohibir la expedición de billetes de autobús interurbano sin pasaporte. Tiene que ver con el hecho de que, según los datos de la investigación, las terroristas suicidas habían llegado a Moscú en un autobús procediente del Cáucaso del Norte. El Ministerio propone que es más seguro registrar a los pasajeros de autobús igual que a los de tren (en Rusia para comprar un billete de tren es obligatorio presentar el pasaporte; el billete se expide a nombre de pasajero con el número de pasaporte), aunque como demuestra  la experiencia reciente, un billete personal no garantiza la seguridad de los ferrocarriles en cuanto al terrorismo.
Mientras tanto, las esperanzas a la prevención de atentados se ponen precisamente en el Ministerio de Transporte. Es comprensible: el transporte es más vulnerable y peligroso que otros objetos, por eso sigue atrayendo a los terroristas. A este respecto el presidente encargó al Ministerio la creación de un complejo sistema de seguridad en el transporte, que comunicó en su Decreto de 5 de abril.
Según el Decreto, el sistema de seguridad en el transporte aparecerá en Rusia en agosto y se pondrá en marcha en 2014. Hasta abril del año que viene Medvédev encargó la instalación de aparatos especiales “que permitan reducir la vulnerabilidad del transporte en cuanto a la intervención ilegal” en todos los objetos de la infraestructura de transporte.  Quisieramos creer que el Ministerio captara el sentido de esa propuesta que hemos extraído del Decreto del presidente. En el caso contrario se despiertan dudas y recelos fuertes en cuanto a la posibilidad de hacerse realidad las ideas del presidente.terror
A proposito, se ha creado una impresión de que en los ministerios simplemente no saben qué quiere hacer el jefe del Estado para prevenir atentados. Como comunicó el jefe del Ministerio de Emergencias Sergei Shoigú, en los próximos tres-cuatro meses en una de las estaciones del metro de Moscú se instalarían todos los sistemas de seguridad existentes para decidir qué tipo de medios serían necesarios para la creación de un nuevo sistema de seguridad en el transporte.


El Jefe dela Dirección del Interior de Moscú Vladimir Kolokóltsev remarcó que en el metro de Moscú aparecerían equipos que pueden detectar objetos peligrosos (explosivos) en el cuerpo humano a distancia. Los expertos lo pusieron en duda inmediatamente. Uno de ellos en la entrevista con el periódico "Novye Izvestiya" dijo que todavía no es posible: los aparatos de este tipo pueden detectar explosivos en el equipaje pero no en el cuerpo del suicida. Además, los mecanismos son voluminosos, peligrosos para el ser humano y confunden el hexógeno con el embutido.
Si vuelve a pasar un atentado, también hay ideas de como tomarlo. Como es lógico, lo principal es minimizar el número de víctimas, las consecuencias y el pánico. Con el fin de conseguirlo el Ministerio de Emergencias, el Servicio Federal de Seguridad y el Ministerio de Interior decidieron instalar en el metro de Moscú unos sistemas de aviso de emergencias. Es probable que sea algo distinto de la voz artificial que, tras pasar los atentados, informaba a los pasajeros de unas misteriosas “razones técnicas”, por las cuales se había producido el colapso.
El jefe del metro de Moscú  Dmitri Gaev tampoco quiso apartarse del decreto presidencial y comunicó que se instalarían aparatos especiales que pueden advertir de la amenaza de atentados con empleo de sustancias tóxicas. Parece que están adelantando a los terroristas: los ataques de gas, a diferencia de los explosivos, son poco frecuentes en Rusia pero nadie va a negar la posibilidad de que se repita el atentado de sarín como el del metro de Tokio.
Se supone que las medidas antiterrorísticas se culminarán en una escala parecida a la norteamericana: una escala de colores que representa los grados de amenaza terrorística, que además incluirá un nuevo algoritmo de actitud de los servicios de seguridad. No se sabe todavía si será elaborada una escala propia o se basará en la americana.
Se han hecho unos pasos más en el Comité de Instrucción de la Fiscalía Federal. Como la mayor carga de los instructores cae cuando ya se han producido los atentados, y en Rusia se producen últimamente casi cada día, el Comité decidió crear un departamento especial para investigar los crímenes de este tipo. Además, en Ingusetia y Daguestán se formarán grupos analíticos de instrucción que, aparte de la investigación de atentados, se ocuparán de la prevención de los mismos. El Comité no ha precisado por qué se ha decidido crear grupos de este tipo sólo en dos de los seis repúblicas del Distrito Federal de Cáucaso del Norte.


Resumiéndolo todo, nos acordamos de la reforma del Ministerio del Interior que a duras penas se ha puesto en marcha bajo la presión de la opinión pública y que va acompañada de los mismos decretos vagos del presidente (aunque se concreta mucho más que en “los del transporte”). La diferencia es en la actitud de los funcionarios. Se manifestaron escépticos en cuanto a la reforma del Ministerio del Interior, pero el perfeccionamento del sistema antiterrorístico, al contrario, parece ser su juguete preferido. Allí no faltarán ni fuerzas ni gastos del presupuesto. La cantidad de propuestas e ideas va a ir aumentando, la cual cosa, por desgracia, no necesariamente llegará a elevar el nivel de seguridad de los ciudadanos y visitantes del país.

Yaroslav Zagorets
Fuente: lenta.ru
Traducción: Lidia Bogatyreva

¿El artículo resulta útil?
Si
(0)
Sus críticas nos ayudan a mejorarse. Por favor, escriba lo que está mal.
Enviar
No
(0)

Comentarios

Comentario eliminado
Comentario no publicado

{{comment.Author.Name}}

{{comment.PostDate}}

Este campo es obligatorio

Mensaje de error

Error en el texto

Su mensaje será enviado al autor. Gracias por tu participación ...

Al usar España Rusa, aceptas nuestro "Politica de cookies", "Política de privacidad para usuarios de la UE" para mejorar tu experiencia.