España rusa
Noticias de Rusia
Anuncios
Inmobiliaria
Excursiones
Publicidad en Ruso
Producción de video
Acerca de nosotros
Nuestros servicios
Contactos
De lunes a viernes de 10 a 18 h
De lunes a viernes de 10 a 18 h
Solicitar llamada
Solicitud presentada con éxito.
Sus datos de contacto:
Nombre
e-mail
Teléfono
Motivo de la consulta
Cuando le podemos llamar?
Enviar

Una pintora de Barcelona nos cuenta sobre la vida artística en la ciudad, y sobre los motivos que la llevaron a cambiar París por la capital catalana

Noticias de Rusia

Una pintora de Barcelona nos cuenta sobre la vida artística en la ciudad, y sobre los motivos que la llevaron a cambiar París por la capital catalana

Irina Samobrod, es una artista originaria de Odessa que alcanzó su fama en Francia, y desde hace tres años, vive en la ciudad condal tras dejar atrás París. Junto a su esposo de nacionalidad francesa, trabaja en su atelier en el centro de la ciudad, y en este mismo lugar organiza sus propias exposiciones de difícil acceso en nuestros días. Nos reunimos con Irina en su espacio creativo, para hablar sobre el arte contemporáneo, la vida artística de Barcelona y sobre los motivos de su traslado, desde París a la capital catalana.

“Comencé a pintar seriamente hace 13 años, cuando trabajaba como diseñadora de moda”.

Para mí el objetivo principal, siempre fue la mujer. Vestirla, calzarla, maquillarla, eso es lo que realmente me interesaba. Pero comprendí que si continuaba trabajando en la moda, me olvidaría del arte. Y así, en una ocasión, lo dejé todo y me fui a estudiar a París. De forma bastante rápida, tras 6 meses de residir allí, me encontré con una galería que decidió organizar mi primera exposición. En total, en Francia, logré vender más de 70 cuadros, lo que para un joven artista ya es abastanza suficiente.

“En Ucrania, - yo provengo de Odessa -, el arte estuvo ausente durante 70 años”.

Existía una cortina de hierro, y nosotros no podíamos saber lo que sucedía en el mundo. Todas las nuevas ideas que trataba de ir introduciendo en mi trabajo, eran rehusadas. Me interrogaban: “¿Por qué haces arte clásico? ¿Por qué no copias a los impresionistas?”

“En la escuela francesa de arte contemporáneo, me sentí como un Neandertal”.

Lo ignoraba casi todo. Así que me dirigí allí, no tras la obtención de un diploma, sino más bien para obtener información, para poder comprender como transmitir mis ideas a través del arte.

Una pintora de Barcelona nos cuenta sobre la vida artística en la ciudad, y sobre los motivos que la llevaron a cambiar París por la capital catalana

“Cuando fui madre, empecé a mirar el mundo de otra manera”.

¿En qué consiste este mundo en el cual vivimos? ¿Qué hacemos con el mundo, y que le otorgamos? A partir de ese momento empecé a componer mi serie de retratos serios: Mujeres provenientes de diferentes países del mundo y animales. Existe una escultura de ese periodo: un bebé de pecho sentado en una máscara de gas. Esta es una de las hipótesis que puede darse en el futuro - que en aproximadamente 100-200 años, todo el mundo tenga que colocarse periódicamente una máscara de gas. Y además, en mi colección hay unos zapatos que convertí en escultura, y donde sobre ellos, luchan unos soldaditos de plástico. Esto simboliza los conflictos armados que se están llevando a cabo entre los seres humanos. Y los cuales, yo no apoyo.

“Barcelona es la ciudad del artista”.

París es la ciudad del amor, pero Barcelona es la ciudad del artista. Cuando llegué aquí me gustó todo: la escultura y la arquitectura de Gaudí, y esa aura en Barcelona, que es la misma que me inspira a crear.

“Yo no diría que en Barcelona me estaban esperando”.

Pero yo, ya había acumulado logros profesionales y experiencia de vida. La mudanza a Francia fue más difícil. Con 24 años y sólo conmigo misma. Tan solo contaba con mis ideas y mis deseos. Pero logré rodearme de gente bondadosa y cordial que me ayudó y creyó en mí. Juntos emprendimos los primeros proyectos.

Una pintora de Barcelona nos cuenta sobre la vida artística en la ciudad, y sobre los motivos que la llevaron a cambiar París por la capital catalana

“Al principio abrí mi atelier en el barrio de Sant Gervasi”.

Nuestra vivienda familiar estaba cerca, porque para el artista es muy importante que la distancia entre el domicilio y su estudio sea mínima. A veces surge una idea por la tarde o por la noche, y se corre el riesgo de perderla si no se registra. Y si el estudio está cerca, uno puede comenzar a trabajar en ello, en cualquier momento del día.

“Con mi esposo nos trasladamos al domicilio de la calle Provenza, con la finalidad de combinar mí trabajo y el suyo”.

Frank es tecnólogo, un ingeniero de materiales, especialista en combinar elementos químicos. A menudo necesito su ayuda - por ejemplo, en la creación de esculturas de plástico. Mientras que su compañía, desarrolla productos que necesitan de mi mirada femenina, y, en ocasiones: del criterio del artista. Así que nos complementamos.

“Nuestro atelier, se trata de un espacio cerrado, y no de una galería en el primer piso en la cual se puede acceder con sólo abrir la puerta”.

Para acudir a una exposición, es necesario conocer y amar el arte. A menudo, enviamos invitaciones a todos nuestros conocidos, y ellos a su vez la hacen llegar a nuevas personas. De forma tal que cada vez tenemos más público.

Una pintora de Barcelona nos cuenta sobre la vida artística en la ciudad, y sobre los motivos que la llevaron a cambiar París por la capital catalana

“El mundo de los pintores es más benigno que el mundo de la moda”.

La ley de la moda es cruel: ganas 2 kilogramos de peso e inmediatamente te vas al paro. Pero la gente en el mundo del arte contempla de una forma diferente lo que estás haciendo. Si pintas mal un cuadro - bueno, nada, el próximo será mejor. Si tienes talento y deseo, puedes lograr mucho. Aquí el público es más benigno.

“Mis asistentes son personas con un nivel cultural y una educación tal, que les permite asistir a exposiciones de este tipo, además de un determinado nivel social”.

Y el deseo de adquirir cualquier objeto. A mis exposiciones acuden muchos españoles y rusos, a menudo atrae a nuestros conocidos repartidos por el mundo. Todos los que han tenido tiempo para abrir la tarjeta de invitación y acudir a la cita.

“Se dice que el artista para que pueda crear bien, debe tener hambre”.

Y dicen además que, tiene que sufrir y ser desdichado. En principio, la persona que crea, siempre sufre. El artista siempre está en una lucha constante consigo mismo, con el mundo, con el deseo de transformar algo, de demostrar algo a alguien.

Una pintora de Barcelona nos cuenta sobre la vida artística en la ciudad, y sobre los motivos que la llevaron a cambiar París por la capital catalana

“Mi apellido es complejo, papá siempre decía que nuestro apellido es fuerte, y yo, tengo que serlo”.

Samobrod significa: “vadear con los propios medios”, la persona que está sola y siempre va hacia adelante. De alguna manera se puede decir que ésta es mi esencia.

“El público que acude a las exposiciones cada vez es menor”.

Debido a que nuestro mundo se ha convertido en algo muy veloz, la gente no consigue asignar 2-3 horas para visitar una exposición. Por ese motivo es que se inauguran muchas galerías interactivas, en las que en el curso de sus exposiciones se llevan a cabo promociones y concursos para atraer a los visitantes.

“La principal tendencia actual consiste en exposiciones efímeras”.

Aquellas que sólo duran unos pocos días. Por ejemplo, sé que esta exposición se desarrolla de viernes a domingo, y si no acudo en estos 3 días, no lo podré hacer después. Estas exposiciones efímeras fuerzan a las personas a encontrar 2-3 horas libres en su horario y acudir a ellas.

“Ahora estamos ante un retorno al arte clásico”.

De modo tal que estamos ya hartos de las nuevas tendencias de la moda. ¿En qué radica la diferencia fundamental con lo clásico? En lo que hace que sea único, en su imposibilidad de producción en serie, como sucede en lo digital. La gente está buscando algo que nadie más tiene, un ejemplar único.

Una pintora de Barcelona nos cuenta sobre la vida artística en la ciudad, y sobre los motivos que la llevaron a cambiar París por la capital catalana

“Nosotros somos artistas foráneos. Por tal motivo creamos nuestro propio movimiento”.

Participamos en varios eventos solidarios que reúnen a pintores, escultores, diseñadores de joyas y ropa de diseño, y allí ponemos a la venta nuestro trabajo. Todos los ingresos se destinan al tratamiento médico de niños rusos. Estos eventos los llevamos a cabo varias veces al año. Hacemos todo lo posible para agruparnos, para intercambiar experiencias y ayudar de alguna manera a las personas que lo necesitan.

“El arte es caro”.

No se trata de un trabajo en serie, sino más bien de piezas exclusivas, creadas en un instante determinado y bajo ciertas circunstancias. En el primer caso esto no sucede. Y todo lo que es único, sabemos que resulta caro. Por supuesto, una verdadera obra de arte moderna no está al alcance de todos. Si uno posee poco dinero, sólo podrá permitirse las obras noveles de jóvenes artistas, que buscan “sacárselas de encima” por poco de dinero para comprar los materiales para el siguiente trabajo.

“Considero que lo mejor es invertir en jóvenes y prometedores artistas, los cuales de alguna manera ya se han ganado un nombre en el mercado mundial y se han dado a conocer a través de sus exposiciones y promociones”.

Por joven artista podría considerarse a una persona entre 35 y 40 años. Dado que el artista es una profesión donde constantemente se desarrolla la personalidad; es alrededor de esa edad, cuando uno empieza a estar firme sobre sus pies y puede lograr un cierto éxito.

¿El artículo resulta útil?
Si
(0)
Sus críticas nos ayudan a mejorarse. Por favor, escriba lo que está mal.
Enviar
No
(0)

Comentarios

Comentario eliminado
Comentario no publicado

{{comment.Author.Name}}

{{comment.PostDate}}

Este campo es obligatorio

Mensaje de error

Error en el texto

Su mensaje será enviado al autor. Gracias por tu participación ...

Al usar España Rusa, aceptas nuestro "Politica de cookies", "Política de privacidad para usuarios de la UE" para mejorar tu experiencia.